Crear una marca con identidad propia

“El mundo está cambiando, lo siento en el agua, lo siento en la tierra y lo huelo en el aire.” Pero sobre todo lo veo en las estrategias de marketing. Hace unos años, lo normal si querías crear una marca, era centrarte en desarrollar un buen producto que luego promocionarías y venderías bajo una marca. Sin embargo, de un tiempo a esta parte las reglas del juego han cambiado.

El producto ha quedado relegado a un segundo plano, ahora lo más importante es la marca en sí. Las campañas de Instagram son un buen ejemplo de ello. Y lo que es más interesante aún, lo que la hace diferente a las demás. Vivimos en un mundo global en el que todos buscamos diferenciarnos, ser únicos, especiales. De una forma un tanto irónica, cuanto más parecidos somos más diferentes queremos ser.

Menos producto, más marca

La globalización ha traído muchas cosas buenas pero también otras tantas malas. Cada vez es más difícil encontrar productos con características o diseños diferentes. En cuanto algo se pone de moda todo el mundo empieza a producir réplicas a diestro y siniestro. Así es muy complicado, por no decir imposible, diferenciarte de la competencia simplemente por los productos que vendes.

Por eso debes invertir en crear una marca con identidad propia. La primera pregunta que tienes que hacerte es, ¿qué valores quiero transmitir? Definir una estrategia de marca consiste en encontrar las emociones que quieres despertar en tus clientes sin olvidar el carácter funcional de lo que vendes. A veces la gente se limita a hacer una especie de declaración de intenciones sin ningún sentido y coherencia. A diario me encuentro con muchos negocios online que tienen este problema.

Llegas a una web plagada de confetti, unicornios y mensajes buen-rolleros que parecen muy guays pero que en el fondo están vacíos. Nunca decidas tu estrategia en función de lo que hace la competencia y sobre todo, no elijas una imagen/camino para tu marca con el que no te sientas cómodo.

La mejor forma de ser diferente es ser tú mismo, no intentes escribir como otros o aparentar algo que no eres porque quedará forzado. Encuentra ese algo que te gusta, se te da bien y la gente admira de ti. Si lo tienes claro ya has recorrido más de medio camino en la creación de tu marca.

Si todavía lo estás descubriendo no te preocupes, es muy normal tener dudas. Las grandes marcas no se crean de la noche a la mañana, así que paciencia. Y si sientes que necesitas ayuda para conseguirlo, sigue leyendo porque el siguiente punto te interesa 😉

Crear experiencias

Ya no se venden productos, se venden experiencias. Las grandes marcas lo han visto claro y el nuevo marketing se centra en eso. No importa que la descripción de un producto sea maravillosa. Si tiene malos comentarios o una puntuación de los usuarios muy baja al final no lo comprarás. Así funciona el nuevo marketing en el que los testimonios juegan un papel fundamental.

Piensa en tu propia experiencia como cliente. Compras un producto maravilloso en una tienda online, pero el pedido tarda en llegar, no responden a tus emails y cuando lo recibes el embalaje está roto. Aunque el producto sea lo que buscabas, es muy posible que no vuelvas a comprar en esa tienda nunca más, porque no recordarás haber tenido una “buena experiencia”.

Si compras ese mismo producto en otra tienda online y al día siguiente lo tienes en tu casa envuelto en un paquete precioso, seguramente repetirás porque la experiencia habrá sido inmejorable. Eso mismo, por ejemplo, es lo que ofrece Amazon con su servicio Premium. Los productos que puedes encontrar en el gigante de comercio electrónico están en todas partes pero la experiencia que vende Amazon no la tienen los demás, esa es la diferencia.

Cuando tus clientes compren tus productos/servicios, estarán comprando una experiencia. Ahora tienes que pensar, ¿cómo quieres que sea?

¿Qué te hace diferente?

Si ofreces servicios, lo mejor es que centres la experiencia en el trato personal. Si eres una persona divertida y espontánea con la que la gente se ríe lo puedes utilizar como elemento diferenciador. A lo mejor tu sector es un tanto serio y tú puedes destacar con una promesa de venta que asegure “risas y diversión, no solo trabajo”.

Si lo tuyo es saber escuchar y aconsejar a la gente, puedes centrar tu promesa de venta con un mensaje del tipo: “te acompañaré durante todo el proceso”. Y así puedes adaptar este principio a las características que mejor te definan.

Debes tener en cuenta que, la experiencia del usuario con tu marca comienza en el momento en que te conoce, no cuando contrata tus servicios. No caigas en el error de pensar que solo alguien que ya es cliente merece el trato prometido en tu mensaje de venta, todos y cada uno de tus lectores/visitantes/ seguidores merecen que los trates igual. No lo olvides.

1 comentario en “Crear una marca con identidad propia”

  1. Es cierto que cada vez más las estrategias de marketing van enfocadas a crear experiencias y no tanto a enunciar las cualidades de un producto concreto. ¡Genial el artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *