Cómo elegir el nombre de tu marca

La mayoría de las grandes marcas tienen una historia curiosa sobre el nacimiento de su nombre. Sinceramente, dudo mucho que la mitad sean ciertas. Me inclino más a pensar que forman parte de una campaña de marketing. Y te lo digo de buena tinta. He visto a arquitectos de renombre inventarse discursos increíbles sobre el origen de una idea, cuando la realidad era muy distinta.

Por mucho que cuenten historias mágicas de creatividad y casualidades varias, lo cierto es que el proceso suele ser más complejo. Elegir el nombre de tu marca y crear una identidad es una tarea complicada. Necesitas que tu nombre llame la atención y sea fácil de recordar. Cuanto más corto sea mejor. Y a ser posible máximo dos palabras.

La elección de un nombre para tu marca debe ser una mezcla a partes iguales de razón y corazón. Hay aspectos prácticos como que la url esté libre o que no haya una marca con un nombre parecido en el mercado. Pero también está la parte emocional. Si tu nombre consigue conectar con la gente será más fácil que se sientan identificados contigo.

Como sé que puede ser una decisión difícil, quiero ayudarte a terminar de dar el paso. El proceso de trabajo que deberías seguir es el siguiente.

Define tu negocio

Piensa que tu marca no solo representa tus productos y servicios. Ve más allá y piensa cuáles son tus valores y prioridades. Por ejemplo, si eres un fotógrafo tus servicios pueden ser distintos packs de vídeo y fotografía. Pero tus valores serán distintos si eres un fotógrafo de bodas que si eres un fotógrafo de viajes.

Si tu negocio está muy enfocado a una disciplina y piensas especializarte en un campo muy concreto, es posible que tengas la tentación de elegir un nombre relacionado con él. No lo hagas. Está muy bien que quieras centrarte en ofrecer unos servicios muy concretos. Pero no sabes cómo va a evolucionar tu proyecto en el futuro así que no te pongas límites.

Si eliges un nombre muy específico corres el riesgo de no poder cambiar el posicionamiento de tu marca cuando ésta vaya evolucionando. Por ejemplo, eres decorador de interiores, más en concreto especialista en interiores nórdicos. Te parece lógico pensar que tu mara se llame «Amor Nórdico». Pero, ¿qué pasará si dentro de unos años la moda nórdica se pasa?

Entonces para cambiar el posicionamiento de tu negocio en el mercado tendrías que cambiar el nombre de tu marca. Esto no es muy recomendable la verdad. Por eso mi consejo es que intentes buscar un nombre más generalista que te permita crecer y evolucionar sin cerrarte puertas.

Nombre propio, ¿sí o no?

Llegados a este punto toca afrontar la clásica duda sobre si elegir tu propio nombre como marca o no. Depende de muchas cosas, obviamente si esperas formar un equipo pronto no es lo más idóneo. Pero si estás tu solo y tu idea es seguir así por mucho tiempo, puede ser una buena opción.

El hecho de elegir tu nombre como nombre de tu marca tiene muchas ventajas. Cuando trabajes la imagen de marca estarás trabajando también tu imagen personal. Por lo tanto cualquier cambio futuro será más fácil de llevar a cabo ya que la gente te reconocerá por tu nombre, no por ser especialista en interiores nórdicos.

Seguramente estarás pensando que yo no utilizo mi propio nombre en esta web. Lo cierto es que cuando empecé no tenía claro qué era lo mejor y además me daba vergüenza, así que opte por este juego de palabras que ya descifré hace unas semanas. La verdad es que me ha ido bien con el nombre GlopDesign y me parece que no está mal escogido, pero si tuviera que volver a empezar creo que lo haría con mi nombre.

Busca si el dominio está libre

Por último, necesitas comprobar que el nombre que quieres para tu empresa online está disponible. Hacerlo es muy sencillo, puedes entrar en Cdmon y utilizar el buscador para ver los resultados del dominio elegido.

Si encuentras libre tudominio.es pero ya cogido tudominio.com te recomiendo que intentes buscar otro nombre o darle un giro de alguna forma. Puede ser confuso que haya dos webs con el mismo nombre y no te va a ayudar mucho cuando quieras diferenciarte.

Hasta aquí mis consejos de hoy sobre cómo elegir el nombre de tu marca. Espero que te hayan ayudado a decidirte si estás en pleno proceso de selección. Como siempre si tienes alguna duda o quieres compartir tu experiencia conmigo, puedes dejarme un comentario más abajo. Estaré encantada de leerte 😉

3 comentarios en “Cómo elegir el nombre de tu marca”

  1. Elegí mi nombre porque me recordaba a mi abuela, a una cancion que me cantaba y que además le va bien a mi negocio de juguetes.
    Ahora me encuentro que para traducirlo al inglés o alemán ¡Es impronunciable!
    A ver como se traduce El Taller Aserrin Aserran!

  2. Hola Elena,

    Pues te entiendo perfectamente, porque yo tampoco elegí mi nombre por vergüenza. La verdad es que seguiría sin escogerlo ahora.
    El caso es que yo di muchas vueltas para escoger el nombre, hice caso omiso a lo que recomendaban por ahí y justo me encontré que al reposicionar mi marca, tuve que cambiar de nombre. No es que haya sido un drama, pero mejor dejar reposar esta decisión un poco y no querer correr mucho. Que al final, ya se sabe…

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *