¿La imagen de tu marca necesita un lavado de cara?

Para avanzar en la vida es necesario hacer cambios, aunque casi siempre da miedo afrontarlos. El miedo paraliza, impide pensar y nubla el juicio. Por eso, muchas veces vamos dejando la decisión para más adelante, utilizando cualquier excusa. Parece que si no le hacemos caso y miramos hacia otro lado el asunto desaparecerá, pero no es así.

Hay situaciones incluso en las que el cambio ya se ha producido, pero para que se haga «real» tenemos que exteriorizarlo con una nueva imagen. Seguro que sabes muy bien de lo que te hablo. Más de una vez he sentido la necesidad de hacer un cambio de look porque ya no me veía yo misma.

Es posible que con la imagen de tu marca te pase lo mismo. Si llevas tiempo con ella puede que sientas que necesitas redefinir su imagen pero no terminas de decidirte. Es muy probable que te asalten las dudas y no sepas qué hacer. Esto puede ser por culpa del dichoso miedo o porque todavía no sea la hora de avanzar.

Si crees que ha llegado el momento de redefinir la imagen de tu marca sigue leyendo porque te voy a dar algunas claves a tener en cuenta.

Tu logo ya no te representa

Todavía tienes el logo con el que empezaste y sientes que su imagen ya no te representa. Es una situación muy normal. Lanzar una marca con un logo diseñado sobre la marcha que con el tiempo ha dejado de gustarte. Al principio no te parecía mal, pero ahora ves que no encaja y crees que necesitas redefinirlo. No tiene porque ser un mal diseño, simplemente no es la imagen de tu marca.

En mí caso por ejemplo, empecé con un logo que no tenía nada que ver con el que hay ahora. En la paleta de colores de la web predominaba un tono mint y el nombre estaba escrito en ese color. Lo cierto es que pensándolo ahora, veo clarísimo que no me pegaba nada. Pero en el momento me pareció muy buena idea.

Me dejé llevar por las modas, el mint era la última tendencia y casi todas las webs de diseño lo utilizaban. Al empezar una nueva andadura, es muy difícil tener claro qué camino seguir y algunas decisiones se toman a ciegas. No es malo, pero luego al avanzar y aclarar las ideas es necesario rectificar.

Si lanzaste tu negocio hace tiempo y todavía tienes el logo inicial es muy normal que sientas que ya no te representa. Seguramente han pasado muchas cosas por el camino. Ahora tienes mucho más claro el rumbo de tu negocio y la imagen que quieres proyectar, así que lo mejor es redefinirlo.

El enfoque de tu negocio ha cambiado

Te encanta la imagen de tu marca pero no termina de encajar con el nuevo rumbo que a tomado tu negocio. Es posible que empezaras un blog de interiores nórdicos, que al final haya acabado siendo una web decoración infantil. Es más normal de lo que te piensas.

A veces empezamos a andar y el camino nos lleva a un destino distinto del que teníamos marcado. No pasa nada. Pero si ese es tu caso es importante que revises la imagen de tu marca.

Por ejemplo, si creaste tu identidad de marca pensando en diseño nórdico, lo lógico es que tengas un logo minimalista. Esa imagen no te interesa nada si lo que ahora tienes entre manos es una web de decoración infantil. Tendrás que buscar una nueva identidad más alegre y colorida que te represente mejor.

El diseño está anticuado

Aunque te gusta el diseño de tu marca, sientes que se ha quedado anticuado. No importa que sea un diseño profesional y que en su día fuera lo más. Todos los diseños necesitan una revisión de vez en cuando.

Una pregunta muy frecuente que me hacen mis clientes es: ¿Crees que se va a pasar de moda? La respuesta es siempre la misma: «Todo pasa de moda». Es cierto que si eliges un diseño neutro o minimalista, tardará más en verse anticuado que uno ultra tendencia. Cuanto más a la moda esté la imagen de tu marca más pronto se verá pasado de moda, irónico.

Piensa en la ropa. Unos vaqueros negros normales y corrientes te pueden durar mucho tiempo y tardarán bastante en pasarse de moda. Sin embargo, los pantalones floreados que se llevan esta temporada es posible que el año que viene nos parezcan horrendos. Hay que tener cuidado con las tendencias e intentar no dejarnos influir en exceso por ellas. Al menos en lo que ha diseño de marca se refiere.

 

Y después de este pequeño repaso a los puntos que pueden hacer que necesites una nueva imagen, te vuelvo a preguntar. ¿La imagen de tu marca necesita un lavado de cara? Si la respuesta es sí, no esperes un minuto y lánzate a ello cuanto antes.

Espero haberte ayudado con mis consejos de esta semana. Como siempre, si quieres compartir tu experiencia conmigo o tienes alguna pregunta que hacerme, puedes dejarme un comentario más abajo. Estaré encantada de leerte 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *