Tener un blog es como volver al instituto

Si alguien me hubiera dicho que a mis treinta y pico años iba a volver al instituto no me lo hubiera creído. Y mírame aquí estoy. En el mundo 2.0 que cada vez se parece más a una clase llena de adolescentes alocados. Pensarás que me he vuelto loca. Te dirás: «¿Por qué dice eso? Si esto está lleno de profesionales que ofrecen sus servicios, nada que ver con la adolescencia.»

Al contrario que mucha gente yo recuerdo la adolescencia como una época feliz. Tenía a mis amigas, estudiaba, salía de fiesta, lo normal. No tenía muchas preocupaciones y en general me lo pasaba bien. En resumidas cuentas, fueron unos años que molaron bastante.

Sin embargo, ahora me he encontrado con un instituto muy distinto al que yo conocía. Los «adolescentes» del mundo 2.0 se parecen bastante a la típica pandilla de malotes sacada de una peli americana. Ellos se creen muy guays pero en realidad no molan tanto.

Últimamente vengo observando fenómenos extraños, paranormales incluso, y después de mucho analizarlos he llegado a la conclusión de que esto merecía un artículo en el blog. Por eso, hoy voy a contarte qué está pasando en el mundo online para que cada vez se parezca más a un instituto (y no de los buenos).

Intercambio de firmas en la mochila

Lo de firmar la mochila (también servía el estuche) de los amigos era un clásico indiscutible de los 90. Yo todavía conservo la mía. Toda una obra de arte llena de garabatos escritos en rotulador por mis compis de clase. El tema era muy simple, cuantas más firmas consiguieras, más molabas. Y por supuesto, si alguien te firmaba la mochila tu se la firmabas de vuelta.

Parece que este viejo truco de intercambio de firmas se lo han apropiado algunos de los blogueros con más renombre. Es muy divertido ver cómo se dedican a escribirse testimonios los unos a los otros diciendo lo maravillosos que son. A parte de lo ridículo que es dejarle un testimonio a alguien para que te lo devuelva, este tipo de prácticas nos afectan negativamente a todos. Los testimonios de las webs son algo muy preciado para muchos de nosotros. Ver cómo se comercia con ellos da rabia y tristeza.

Si la gente empieza a utilizar testimonios falsos a diestro y siniestro al final van a conseguir que pierdan credibilidad. Lo cual nos perjudica mucho a todos.

La chupipandi de la gente guay

Todo instituto que se precie tiene una pandilla súper exclusiva de gente guay. Si alguien considerado popular te saludaba o se paraba a hablar contigo, tú conseguías una popularidad momentánea que molaba mucho. Siempre había que estar a buenas con la gente guay porque si no te podían hacer la vida imposible ignorándote o metiéndose contigo.

De nuevo, este truco de instituto se ha vuelto de lo más popular entre los blogs que nos rodean. El concepto es muy simple: yo soy popular, es decir, me lee-sigue mucha gente, y para ayudarte a que tú también seas popular te invito a que escribas un artículo en mi blog (previo pago de mi servicio de mentoring claro, que aquí nada es gratis).

En principio lo de que la gente escriba artículos invitados en los blogs de otros no tiene nada de malo. Es una forma de ganar visibilidad y conseguir nuevos contactos. El problema, como con los testimonios, llega cuando el concepto se desvirtúa. Los invitados de tu blog en ningún caso deberían ser ex-alumnos o clientes tuyos que solo aparecen ahí porque han pagado tus servicios.

Las reuniones en el baño

Había asuntos de extrema importancia, requerían secreto absoluto, que se discutían siempre en los baños del instituto. Temas tan trascendentales como quién se iba a declarar a quién a la salida de clase, o qué broma iban a gastar en el recreo. Para que el plan funcionara y tuviera éxito, era imprescindible que la reunión fuera secreta y que todas las partes actuaran como si no supieran nada.

Otra técnica traída desde el más allá hasta el mundo 2.0 sin ningún tipo de miramiento ni vergüenza. Que los algoritmos de Facebook e Instagram son una putada no es ningún secreto. La mayoría de los mortales hacemos lo que podemos para sobrevivir a ellos lo más dignamente posible. Pero siempre hay un grupo de gente que se cree más lista que nadie y que va por delante de la bala.

La nueva técnica de moda para triunfar en las redes sociales consiste en unirte a un grupo secreto de gente, también llamados «pods». ¿En qué consiste el invento? Si eres aceptado en el selecto grupo de influencers mencionado, te añadirán a una conversación privada en la que cada uno anunciará cuándo publica una imagen en las redes sociales. Formar parte del grupo implica que estás obligado a dar me gusta/comentar cada vez que alguien hace una publicación. A cambio tu recibirás la misma cortesía de vuelta.

Si ves que casualmente, un grupo de blogueras al azar, no paran de comentarse las unas a las otras en todas la imágenes que publican, puedes confirmar que tienes un «pod» a la vista. Sinceramente, creo que formar parte de un grupo privado para que la gente le de me gusta obligada a tus fotos roza lo absurdo. En fin cada uno a lo suyo.

Conclusiones

Como reflexión final tengo una pregunta que lanzar al aire, ¿gente del mundo 2.0 qué está pasando?

25 comentarios en “Tener un blog es como volver al instituto”

  1. Hola Elena!!
    Muy buen post, me ha llamado la atención la intro por insta y me he venido rapidamente a leerlo.
    Me ha gustado mucho, sobre todo la parte de las mochilas y el intercambio de testimoniales, muy bueno que alguien lo cuente, las realidades del mundo 2.0.

    Enhorabuena!!

    1. ¡Hola Silvia! Me alegra mucho que te haya gustado, alguien tiene que hablar de estos secretos a voces de vez en cuando 😉

  2. Pues como dices, hemos vuelto al insti, pero de una forma un tanto ‘weird’. Lo malo es eso, que todas estas prácticas al final desvirtúan a los que si que hasta ahora venían haciéndolo bien.

    En fin, paciencia, cuando les dé a los grandes de las redes pasarán a cambiar el algoritmo y a premiar visitas únicas y de nada les servirá…

    Un saludito 🙂

    1. ¡Hola Esther! Es justo lo que dices, todas esas «técnicas secretas» desvirtúan el trabajo de mucha gente que sí que tiene testimonios de verdad o me gustas reales en las redes. Como dices paciencia que ya pasará 😉

    1. ¡Hola Miriam! Yo creo que nos está cansando a todos, ver a los cuatro de siempre dándose publicidad los unos a los otros diciendo que son los mejores del mundo mundial… en fin es lo que hay. ¡Un abrazo!

  3. ¡Hola Elena!

    Soy una recién estrenada en el mundo del blogging y desconozco todas esas técnicas que usan. La verdad es que no me gustaría acabar usando las mismas estrategias aunque supongo que es todo fachada y dinero. ? Y me pregunto, ¿debería existir un código deontológico para bloggers? No sé… ¿qué opinas? muas!

    1. ¡Hola Alba! Muy interesante lo que dices del código deontológico para bloggers aunque en realidad con un poquito de moralidad y sentido común ya estaría bien para empezar 😉 ¡Un abrazo!

  4. Hola! Yo sé, de parte de una alumna de una marketera hiperconocida, que intercambia testimonios por descuentos en sus cursos o regalos en formato formación, porque si no es imposible conseguir que los alumnos-clientes escriban «con ganas» una reseña para publicar.
    Y también hay otra, lo opuesto, que tiene programas de formación para convertir un blog en negocio, que pone como ejemplo el trabajo logrado por sus alumnas y lo que éstas opinan de su fabuloso programa, pero cuando googleas sus páginas, no existen porque se les caducó el dominio, o son blogs de manualidades sin profesionalidad y sin ninguna repercusión.

    1. La segunda que comentas sé quién es ? Es súper descarado el autobombo que se da en el blog, y luego como dices pinchas en los enlaces y son blogs poco profesionales con cero repercusión ?

  5. Hola Elena, tienes toda la razón. Pensaba yo que estaba cansada de verlo como un club, siempre aparecen los mismos. Vendiéndote cosas imposibles desde su pedestal. No soy la única que lo pienso!

  6. Muy buen artículo!
    Lo de los «pods» me ha dejado de piedra…al final vamos a perder totalmente la naturalidad y esto vaha dejar de tener gracia.

  7. Me has dejado sin palabras Elena. Gracias.
    Llevo desde Junio en este mundo online, y fíjate cómo está, que ya me había dado cuenta de esto , porque es muy descarado. Me crea la verdad, mucha impotencia, y me hace gracia a la vez, es ridiculo.
    Estoy muy contenta de que una persona cómo tu, con tanta visibilidad, lo diga abiertamente:))
    Muchas gracias, Elena, por este post, ya hacia falta!

    Un abrazo, guapa! ?
    Irene

  8. Lo que encuentro más gracioso de todo son siempre tus comparativas. El instituto con lo que pasa en estos días en las redes es genial. Nunca más acertado. Todo muy bien dicho.

  9. Me ha encantado el artículo. Yo que voy a lanzarme al mundo blogger, insta, face… en breve espero, no sabía nada de todo esto pero algo sospechaba.
    Creo que lo de las redes sociales se nos está yendo de las manos, a mi sinceramente me da pereza y me agobia ver lo mucho que se curra la gente una simple imagen de Instagram, cuando creo que lo importante es currártelo en aquello que hagas como profesión, y dejar las redes como un apoyo.

  10. He llegado hasta aquí a través de un enlace que alguien ha colgado en un grupo de facebook y… ¿Me saludas para ser «popu»? ?
    Tonterias al margen, yo que vengo del mundo comercial tradicional, estoy muy harta de la «superburbuja del marketing»( término que no se si existe o me lo he inventado). Pasó algo parecido: todos los comerciales vendiendo a familiares y amigos, usando malas prácticas (la mayoría de las veces) y saturando el mercado con más y más comerciales nuevos cada día. Conclusión: quemaron el sector, empezaron a empeorar las condiciones y las ventas se hicieron casi imposibles.
    Miedo me da que acabemos igual aquí ?

  11. Pingback: Fiesta de links (edición noviembre 2017) - Salto en Digital

  12. Elena, me ha encantado tu post. De un tiempo para aquí se están viendo demasiadas cosas faltas de ética profesional y para mi por mucho valor que tuviera ese profesional, cuando detecto algo de eso, no puedo más que dejar de seguirle, porque me cae a los pies, no puedo evitarlo

    ¡Un Abrazo Valiente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto es solo el principio…

Entrevistas a emprendedores. Marketing Online. Herramientas. WordPress. Redes sociales. Podcast. Emprender. Desarrollo Personal.

Ingresa en tu cuenta