Errores comunes al estrenar nueva web

Hace tiempo que llevo viendo una serie de errores que se repiten al estrenar nueva web. Como es normal casi todo el mundo está emocionado con su nueva imagen. Por culpa de esta emoción (o gracias a ella, depende de como se mire), surgen un montón de propósitos y buenas intenciones.

En principio esto que te estoy contando no suena tan mal, ¿a qué no? El problema llega cuando te dejas cegar por la emoción, pierdes el norte y empiezas a hacer promesas que no sabes si vas a poder cumplir. Si estás pensando en renovar el diseño de tu web o estás a punto de estrenar imagen, sigue leyendo porque lo que te voy a contar hoy te interesa.

En mi trabajo como diseñadora me he encontrado muchas veces con estos errores al estrenar nuevo diseño web. Hoy quiero compartirlos contigo para que intentes evitarlos si puedes.

1. Impaciencia por estrenar nueva web

La impaciencia mató al gato, me decía siempre mi abuela. Debo reconocer que entiendo este impulso perfectamente, la paciencia no es una de mis cualidades a destacar, pero hay que saber controlarse.

He visto mil veces este caso, la impaciencia por querer publicar la web lo antes posible. «No importa que todavía falten algunos detalles por pulir, publicamos y luego se arreglaran». Gran error, en serio.

Diseñar una web, redactar buenos textos, hacer las fotografías adecuadas… lleva mucho tiempo y trabajo. El lanzamiento de una nueva imagen es algo muy importante y no debe hacerse así sin más.

2. Querer tratar todos los temas del mundo

Pensar que tu nuevo blog va a molar tanto que vas a hablar de todo lo que te gusta y vas a ser la reina de internet. Me gusta la decoración, el running, hacer tartas y soy fan de las series americanas. Ya verás como va a molar mi blog, va a ser súper original y a todo el mundo le va a encantar. De nuevo, gran error.

Antes de empezar a escribir el primer artículo del blog deberías pensar en qué categorías lo vas a organizar. A partir de ahí puedes seleccionar un tema que entren dentro de una de las categorías elegidas.

¿Qué pasa si se me ha ocurrido un tema súper guay que no entra dentro de ninguna de las categorías? Pues pasa que tienes un tema de conversación genial para la próxima vez que quedes a cenar con tus amigos pero no te sirve para el blog.

3. Ritmo de publicación imposible

Este es un clásico. Ni recuerdo ya la de veces que alguien me ha dicho que iba a publicar dos veces por semana porque: «Me lo quiero tomar muy en serio». Un par de meses después entras al blog y ves que ahí siguen los cinco primeros artículos y nada más.

Al principio es normal tener muchas ideas nuevas sobre las que querer escribir. Esto no es malo pero hay que saber dosificar la inspiración. Yo siempre recomiendo empezar el blog con 3-4 artículos publicados y luego intentar publicar cada semana o quince días.

Es realmente muy ambicioso (y difícil de abarcar) pretender escribir más de un artículo a la semana, más aún si no estás acostumbrado a escribir. Es mejor empezar con un ritmo suave y si luego ves que tienes el tiempo necesario aumentarlo.

4. Quedarte escondido en tu cueva

Si si, no te hagas el tonto que ya sabes de lo que estoy hablando. Mucha gente piensa: «Pues nada ya tengo una web, ahora me siento y espero a que me lluevan las visitas». ¿En serio?

Tener una nueva web es tan solo el primer paso de un proceso que lleva muchísimo tiempo, dedicación y esfuerzo. Esto lo debes de tener muy claro antes de lanzarte a montar cualquier negocio online. No puedes lanzar una web y luego quedarte escondido esperando a que la gente te encuentre.

Tienes que moverte en las redes sociales, ser activo en otros blogs de tu sector y por supuesto mantener tu web al día con contenido interesante.

Conclusiones

  • Si vas a estrenar nuevo diseño web, espera a que todo esté perfectamente acabado antes de lanzarla. Estudia el mercado, fíjate el mejor día y hora para hacer el lanzamiento y no impacientes. La espera merecerá la pena te lo prometo.
  • Elige la temática de tu blog en función de los servicios que vayas a ofrecer en tu web. No pienses temas al azar. Selecciona un tema concreto y divídelo en 6 categorías máximo. Cuando tengas esto claro, estarás listo para empezar a escribir.
  • Sé realista con tu situación. Piensa en el tiempo real que tienes para dedicarle al blog e intenta organizar un calendario editorial que puedas cumplir. De nada te sirve tener muchas ideas al principio si luego lo vas a abandonar al mes.
  • No te quedes esperando, entra en acción. Contacta con otros bloggers de tu sector, deja comentarios en sus artículos (siempre con respeto), interactúa con ellos en las redes sociales.

Espero que los consejos de esta semana te ayuden a empezar en esta aventura del mundo 2.0 con buen pie. Como siempre si quieres dar tu punto de vista sobre lo que acabas de leer puedes dejarme un comentario más abajo, estaré encantada de leerte 😉

8 comentarios en “Errores comunes al estrenar nueva web”

  1. A veces el propio ritmo del blog te obliga a ir cambiando las categorías, a mi me ha pasado mil veces… Pero te doy la razón en la gran mayoría de las ideas.

    1. Es cierto que conforme evoluciona el proyecto es necesario hacer cambios (a mí también me ha pasado) pero eso es parte del proceso 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *